Economia

La crisis hizo retroceder a México una década: Inegi

México, 31 de julio del 2020.- La actividad económica en México colapsó en el segundo trimestre del año, a medida que se resintió el efecto de las acciones para contener el avance de la pandemia de Covid-19. La caída anual de 18.9 por ciento en el producto interno bruto (PIB), reportada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), superó todo dato de crisis precedente en el país. Con ese resultado, el tamaño de la economía regresó al punto que tuvo hace 10 años.

Con base en los datos expuestos por el organismo, analistas financieros estiman que si bien la actividad económica tocó fondo en abril, y sobre todo en mayo, con visos de recuperación en junio, un regreso del PIB a niveles anteriores a la crisis sanitaria se estima hasta dentro de tres o cuatro años.

Al ser la mayor contracción desde que hay registro, el Inegi expuso que las caídas de 8.6 y 7.4 en los segundos trimestres de 1995 y 2009, respectivamente –ambas en el contexto de las crisis más recientes del país–, se quedaron cortas frente al cierre impuesto por el Covid-19.

Todas las actividades decrecieron entre abril y junio. Las industrias se desplomaron 26 por ciento a tasa anual y el comercio y servicios 15.6 por ciento. Ambas son las caídas más profundas de las que hay registro en el país. Mientras el sector agrícola cayó 0.3 por ciento también en cifras desestacionalizadas.

La actividad económica no resintió sólo el impacto de las medidas de distanciamiento social para aminorar el brote de Covid-19; comenzó a desacelerarse desde el último trimestre de 2018 y en el segundo de 2019 inició con tasas negativas; hasta hoy son cinco trimestres consecutivos de contracción.

Este hecho, sumado a la falta de apoyos para estimular la producción por el corto espacio fiscal y a que el país tiene una alta exposición a sectores que han sido de los más afectados por la pandemia, como el turismo y el comercio internacional, contribuye a que la caída del PIB mexicano sea de las más hondas en medio de una contracción económica mundial, explicó en entrevista Alejandro Saldaña, director de análisis económico de banco Ve por Más.

Respecto de los primeros tres meses de 2020 –cuando sin un brote agudo de Covid-19 en el país la actividad económica ya había decrecido 2.2 por ciento–, el Inegi reportó que el PIB cayó 17.3 por ciento entre abril y junio. En la agricultura la merma fue de 2.5 por ciento, en las industrias de 23.6 y en el comercio y los servicios de 14.5 por ciento.

En lo que va de 2020, la caída promedio de la actividad económica es de 10.5 por ciento con desplomes de 14.7 en las industrias y de 8.4 por ciento en los servicios y comercio. La excepción es la agricultura que en el primer semestre creció 0.3 por ciento, respecto al año pasado. Todo en cifras desestacionalizadas.

La crisis mundial del coronavirus se enfila a ser la más severa desde la Gran Depresión, hace 90 años. En ese marco, el Fondo Monetario Internacional estima que el PIB de México caiga 10.5 por ciento en 2020; el Banco Mundial, 7.5 por ciento; la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, al menos 8.6; y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, 9 por ciento, que además llevará el número de personas en pobreza de 53.6 a 63.3 millones y en pobreza extrema de 14 a 22 millones.

La recuperación ya se inició

Ya dejamos en abril y mayo lo peor de esta crisis, sin embargo se prevé un camino muy lento hacia la recuperación aseguró Saldaña. De acuerdo con Ve por Más la economía caería 8.9 por ciento este año, en 2021 se recuperará 2 por ciento y aún faltarían dos años más para solventar la crisis.

Los analistas de UBS explicaron que el dato preliminar del PIB exhibe una contracción anual de 14 por ciento en junio, menor al 22.7 por ciento de mayo. Claramente, la economía recuperó ímpetu en junio debido a la reapertura gradual de las actividades, explicó la institución financiera, que estima una contracción anual de 9 por ciento.

Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, publicó que al tomar las cifras del Indicador Global de la Actividad Económica de abril y mayo con la caída del PIB, resulta que junio creció 8.6 por ciento mensual. Resolvió que al final el dato confirma que tocamos fondo en mayo y que empieza la recuperación. Sin embargo, apunta hacia una recuperación difícil y prolongada, que no significa que ya terminó la crisis.

Saldaña subrayó que esta recuperación está condicionada al curso de la tasa de contagios de Covid-19 en el país, misma que no se ha logrado controlar, lo que acelerará la pérdida de empleos, más la afectación al crecimiento potencial dados los bajos niveles de inversión.

Santiago Fernández, de Inter-cam, expuso que por lo pronto los datos de exportación, anunciados un par de días atrás, exponen que las industrias manufactureras, conjugadas con la reapertura de la economía estadunidense, apuntalarán buena parte de la recuperación en México en el tercer trimestre.

Adrián de la Garza, director de estudios económicos de Citibanamex, detalló que el descalabro histórico que reportó el PIB dejó atrás el debate de que el país entró en recesión y lo más seguro es que salga de ésta entre julio y septiembre, impulsado por el comercio exterior.

Mientras se espera que el mercado interno permanezca débil dada la pérdida de empleos formales –que el banco estima hasta un millón 400 mil–, sumado a una precarización del empleo general debido a la informalidad. Una recuperación del PIB a niveles de 2019 no se prevé sino hasta 2025, sobretodo por la incertidumbre asociada a la enfermedad y a la falta de apoyos fiscales más extensos.

El dato revisado del PIB se dará a conocer el 26 de agosto.

Con información de: https://www.jornada.com.mx/

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar