.

00:50hrs


miércoles, 14 de noviembre de 2018

Este 14 de febrero, seamos amigables con la naturaleza

Optemos por un consumo responsable al dar o pedir regalos sin envoltura sin bolsa y sin moño

La antigua tradición romana de hacer ofrendas y regalos a Cupido, Dios del Amor, al pedirle favores, trascendió hasta nuestros días para expresar nuestros sentimientos a los amigos o a la pareja por medio de presentes y agasajos.A mediados del siglo XX, con el avance de la industrialización en México fuimos adoptando el hábito de mostrar nuestro afecto a través de regalos, muchas veces objetos de moda, y se alentó la creencia de que a mayor ostentación de los mismos mejor representación del tamaño y calidad de nuestras emociones.

No imaginamos entonces el nocivo impacto ambiental de convertir en basura los desechos de la mercancía que obsequiamos el Día de San Valentín, a veces superflua o innecesaria, y que es eliminada casi al parejo de la celebración, pues de inmediato moño, bolsa y envoltura van al bote de los residuos.

Transformemos nuestros hábitos de consumo al tomar conciencia de que:

  • Podemos evitar la tala de bosques y pérdida de biodiversidad si usamos papel reciclado hasta ocho veces antes de que pierda su calidad, y también  prescindir de consumo de energía eléctrica y agua para fabricar papel virgen.
  • El celofán de las bolsas para envolver y adornar regalos y ramos florales son muy populares. Este material, que también es parte de las cintas adhesivas para sujetar el papel o el moño de los regalos, se elabora a partir de madera, algodón o cáñamo, así como de polipropileno, un derivado de petróleo.
  • Al año utilizamos en promedio 150 bolsas plásticas de súper mercado fabricadas a base de petróleo, pero la naturaleza tarda cientos de años en degradarla.
  • En el país se generan anualmente más de 42 millones de toneladas de residuos sólidos, volumen equivalente a 175 veces el de la Pirámide del Sol de Teotihuacan, y del que solo se recicla el 10%.
  • Si recuperáramos todos los residuos valorizables que generamos, ya sean orgánicos o con valor de reciclaje, cerca del 80% de los mismos dejarían de llegar a los rellenos sanitarios, se ahorraría espacio y se alargaría su vida útil.

En el Día de la Amistad y del Amor podemos percatarnos de cómo ejercemos presión sobre los recursos naturales de los que se extraen las materias primas para elaborar envases y embalajes que desechamos regularmente como basura.

Con información de: https://www.gob.mx/semarnat