.

17:29hrs


viernes, 15 de diciembre de 2017

Tunguska, una fascinante historia que nos hace reflexionar sobre lo extraño del amor y los fenómenos naturales

Ciudad de México, 19 de mayo de 2017.

*** Proyecto interdisciplinario que reúne danza, teatro, música, pintura, dibujo y oratoria, basado en el cuento Tunguska: Luces en el cielo de Siberia, escrito por David Schmidt
*** Ofrecerá funciones en el Centro Nacional de las Artes el sábado 20 y domingo 21 de mayo

Tunguska es una pieza artística interdisciplinaria en la que se mezclan una fascinante historia de amor y una expedición que busca resolver uno de los misterios más impactantes del siglo XX: el supuesto meteorito que en 1908 cayó en lo más alto del valle de Tunguska, Siberia, en lo que fuera la URSS.

Esta obra, que ofrecerá funciones el sábado 20 y domingo 21 de mayo en el Sótano del Estacionamiento del Centro Nacional de las Artes (Cenart), conjunta las disciplinas de la danza, el teatro, la música, la pintura, el dibujo y la oratoria para crear un espectáculo lúdico-ambulatorio.

Basada en el cuento Tunguska: Luces en el cielo de Siberia, escrito por David Schmidt en el libro Más frío que la nieve: Cuentos sobrenaturales de Rusia, esta propuesta presenta instalaciones o ambientaciones que posteriormente son intervenidas por bailarines, músicos, actores, artistas visuales y oradores que aporten performáticamente a la construcción e intervención del discurso.

El público experimentará una especie de visita al museo, donde entra a contemplar una pintura, una escultura o una instalación, cada una de ellas manifestando su propio lenguaje. Sin embargo, durante y al final de dicho recorrido, el espectador tendrá la oportunidad de realizar una mezcla de imágenes, movimientos y sonidos para crear su propia interpretación museográfica.

Tunguska: Luces en el cielo de Siberia, es un texto que narra en 14 días no continuos la historia del ingeniero Matvéi Pakírov durante la investigación de los extraños sucesos de 1930 en la región de Tunguska, Siberia; en la cual el gobierno de la URSS reunió a sus mejores investigadores e ingenieros para recuperar material de un supuesto meteorito que ha caído en lo más alto del valle de dicho pueblo y utilizarlo en la industria soviética.

Para poder hacer su viaje, Matvéi Pakírov debe dejar a la persona de quien está enamorado: Tania, quien a su vez se encuentra en pleno proceso de divorcio de un marido violento. Debido a esto, Matvéi comienza a escribir en su diario tanto de las experiencias derivadas de la expedición a Tunguska, en donde comienzan a suceder sucesos extraños cada vez que se acercan más a la Zona Cero, así como de su relación amorosa con Tania, la cual crece con cada telegrama.

Al llegar a la Zona Cero sólo descubren árboles quemados, no encuentran nada, no hay sonido, no hay animales, no hay cráter, mucho menos meteorito. Destrozado por el fracaso de la expedición, Matvéi regresa a casa por unos cuantos días a los brazos y calor de su amada, pero debe volver a Tunguska para proseguir con su investigación.

Durante su estadía en dicho pueblo, llega un telegrama de Tania agradeciendo su compañía y amor incondicional, pero le dice que es momento de despedirse, un feliz regreso con su exesposo la espera. El cuento intenta plantear la interrogante dicotómica entre ¿Qué fue más raro, los acontecimientos de Tunguska o el comportamiento de Tania?

Tunguska ofrecerá funciones en el Estacionamiento del Centro Nacional de las Artes, el sábado 20 de mayo, a las 18:00 y 20:00 horas; y el domingo 21 de mayo, a las 17:00 y 19:00 horas. Posteriormente se presentará en Casa de la juventud LATA, el sábado 29 de julio, a las 18:00 y 20:00 horas, y domingo 30 de julio, a las 17:30 y 19:00 horas. La entrada a todas las funciones es libre, cupo limitado.