.

22:29hrs


sábado, 15 de diciembre de 2018

¿Tienes hambre todo el tiempo? Puede deberse a estos 8 problemas de salud

Almuerzas y con el pasar de los minutos vuelves a tener hambre. Meriendas, y sucede lo mismo. ¿Acaso este cuerpo es un barril sin fondo? Probablemente no. Y es que, seguramente, tengas algún problema de salud (tanto físico como psicológico) que esté generando en ti la sensación de tener siempre apetito y nunca saciarlo.

1. Diabetes

Esta enfermedad crónica hace que el páncreas no pueda producir insulina y aumente los niveles de glucosa en sangre. En estos casos, la glucosa no llega a las células y el cuerpo te pide que comas más.

2. Estrés

El cortisol, la hormona del estrés, se dispersa por tu cuerpo y genera la necesidad de comer más (aunque, en sí, no lo necesites).

Tu cuerpo no lo necesita, pero esta hormona le hace creer a tu cerebro que sí.

3. Depresión

En la búsqueda por sentirse mejor, el cerebro encuentra alimentos que generen una sensación de satisfacción y así elevar los niveles de serotonina, una hormona que ayuda a controlar y equilibrar nuestro ánimo.

4. Hipertiroidismo

Cuando la tiroides comienza a tener problemas, los niveles hormonales se alteran y pueden generar la sensación de apetito constante. Generalmente viene acompañado de otros síntomas como fatiga, pérdida de cabello, dificultad para concentrarse, entre otros.

5. Obesidad

«Es un círculo vicioso», según RD. Y es que el exceso de peso puede llevar a necesitar más comida y tener todo el día ganas de comer algo rico.

6. Hipoglucemia

Puede ser que tengas pocos niveles de glucosa en sangre debido a ciertas enfermedades como hepatitis, problemas renales, entre otros. Los niveles bajos de azúcar en sangre producen la necesidad de ingerir alimentos aunque en realidad no los necesites.

7. Deshidratación

El cuerpo te pide agua, pero puedes interpretarlo como un pedido de alimentos. Para evitar la deshidratación procura tomar mucha agua e ingerir alimentos que tengan grandes cantidades de agua.

8. Insomnio

El cuerpo necesita descansar, si no lo haces, puedes afectar muchas de sus funciones y confundirlo. Los niveles de hormonas pueden alterarse y el cuerpo puede pedirte comida cuando, en realidad, no lo necesita.

 

Con información de: https://www.vix.com