.

19:41hrs


miércoles, 14 de noviembre de 2018

Suben asesinatos a policías, con o sin uniforme

  • Alarma el incremento de agentes que murieron fuera de servicio, que se acerca a la cifra de los que cayeron mientras cumplían con su tarea.

México, 06 de febrero del 2018.- La frialdad del acero de la pistola se sintió como un hielo cuando lo encañonaron en la cabeza. Los delincuentes le gritaron: “¡No te muevas ni nos veas a la cara!”. No podía hacer nada. Vinieron el coraje y la impotencia, al mismo tiempo que llegaron los golpes sobre su cuerpo. El miedo invadió al resto de los pasajeros del microbús. Nadie detuvo la golpiza. Tampoco dijeron nada.

Se limitaron a observar y escuchar, porque segundos antes fueron despojados de sus pertenencias. “¡A ver… celulares y carteras hijos de su puta madre!”, fue la amenaza verbal previa que acompañaba la imagen de la armas en sus manos.

Uno a uno, les arrebataron a los pasajeros sus objetos de valor hasta llegar al lugar de Eder Montoya [nombre con el que protege su identidad], quien no quería perder su celular nuevo y, les dio otro chiquito que cargaba ya para ocasiones lamentables como esa.

Aún así, el asaltante revisó su mochila. Encontró una credencial, la miró y le gritó a su cómplice: “¡Aquí hay un tira!”, a lo que recibió como respuesta de su compañero asaltante: “¡Ah, pues pásalo para acá…!”. Enseguida lo recorrieron e hincaron sobre el pasillo del vehículo de la Ruta 30 del transporte público, que iba de Ecatepec, Estado de México (Edomex), hacia el Metro Indios Verdes. Era una mañana de marzo de 2017 y se dirigía a su trabajo.

Al policía auxiliar de la Ciudad de México (CDMX) le pidieron su arma, pero les dijo que no traía. Molestos, lo tumbaron y encañonaron. Ahí, las ideas sobre su muerte giraron sin control. Pensó en su esposa y sus tres hijos. Si moría… ¿qué ocurriría con ellos?

Su destino era un volado al aire: podría sumarse al asesinato de 27 elementos de la Policía Preventiva (PP) y la Policía Bancaria e Industrial (PBI) de la metrópoli, que murieron por arma de fuego, heridas y golpes, mientras se encontraban fuera de servicio, de enero de 2012 a septiembre de 2016, de acuerdo con datos obtenidos vía Transparencia por EL UNIVERSAL. Una cifra similar a los 29 que murieron en servicio, por las mismas causas en el mismo periodo. Es decir, en 5 años, casi se igualaron los homicidios de policías que se encontraban francos, frente a los que realizaban labores de seguridad.

De los agentes asesinados en días de descanso o camino al trabajo o su casa, siete fueron de la PP y por arma de fuego. A su vez, la PBI reportó 20: siete, por asalto; seis, por arma de fuego; tres, por homicidio [entre ellos, el policía 2do, Jaime Gámez, de 38 años, quien fue descuartizado en octubre de 2015]; tres, por golpes y, uno, por arma blanca.

En los primeros ocho meses de 2017, las corporaciones no desagregaron los datos como se solicitó vía InfoCDMX. Sólo informó que fallecieron 52 PP fuera de servicio y 10 en servicio, sin detallar causas. La PBI reportó un homicidio fuera de servicio. A su vez, la Policía Auxiliar (PA) negó tener información al respecto de los últimos seis años.

Con o sin uniforme, los mismos riesgos

Los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPCDMX) corren el mismo peligro mientras vigilan la seguridad de los capitalinos que al momento de quitarse el uniforme y la placa, pues también son víctimas de la delincuencia, odios y venganzas.

Cuando se les ve vulnerables, desarmados o como ciudadanos de a pie, los policías también son objeto de un trato alevoso, violento y de saña adicional, pues el infractor sabe que puede quedar impune, señala Guillermo Zepeda, investigador de El Colegio de Jalisco.

El perfil [aunque no exclusivo] de quienes violentan a los uniformados, es de sujetos con tendencia a una baja tolerancia a la frustración, con problemas en el control de impulsos, enojo, resentimiento y conflictos hacia las figuras de autoridad, explica Gloria López, sicóloga criminal y forense.

Otras causas por las que fallecieron policías fuera de servicio en los periodos mencionados son: 14 por accidente; nueve por colisión; siete por percance vehicular y tres por atropello. En labores: 16 por colisión; cinco por atropello, tres por caídas; tres por accidente; tres por enfermedad y uno por derrape.

Balas y venganza

La amenaza llegó cuando se encontraba afuera del Ministerio Público (MP). “Si no sueltas a los chamacos, te vamos a volar (matar)”, se escuchó al otro lado de la línea telefónica. Arturo Azamar, en ese entonces elemento de la PP, colgó y miró el celular para identificar el número, pero era privado. Trató de disimular el miedo, quiso pensar que era una broma.

Ese día, antes de recibir la llamada, se reportó el robo de una camioneta con una carga de 3.5 toneladas. El vehículo llevaba mercancía: aparatos electrónicos y ropa, entre otros. Era de un tianguista. Cuando la localizaron, comenzó la persecución hasta que se logró detener a los delincuentes a la altura del Periférico y Río de Los Remedios, en los perímetros del Edomex.

A pesar de la intimidación, los malhechores fueron remitidos al MP. Sin embargo, el policía estuvo con la guardia arriba durante unos meses. “Si tuvieron el suficiente valor para amenazarme durante el servicio… ¿ qué no podrían hacer cuando estuviera franco [fuera de servicio] y desarmado”, pensó. Para fortuna de Azamar, nadie atentó contra su integridad.

No sucedió lo mismo para Juan Antonio Cano Ahuatl, a quien conoció y fue ultimado de seis balazos por la espalda, en octubre de 2016, sobre las calles de la colonia Revolución. Junto al cuerpo del oficial —quien era jefe de la Unidad Departamental de Apoyo Técnico de Personal— de la SSP, en el Sector Dínamo, se encontró un mensaje con una advertencia dirigida al “Comandante Chival”, del Reclusorio Norte. Arturo recuerda que a Cano, lo conoció hace poco más de 10 años, cuando egresó de la academia de policías y lo ubicaron en el área de móviles. “Daba servicio a vehículos, motos y radios terrestres. No estaba maleado ni involucrado en algo”, asegura.

Otro caso que no salió a la luz pública es de otro policía allegado a él, a quien, cuenta, ejecutaron a bordo de su vehículo hace como un año, cuando se dirigía al reclusorio por un citatorio. Se iba a presentar a una audiencia. Ya no llegó. Azamar aduce que fue por detener a alguien de la delincuencia organizada. “Alguien fuerte, por eso lo acribillaron. No fue robo, porque traía un Bora y no se lo quitaron. No querían que llegara al juzgado…”.

Miedo al estigma

Policías entrevistados por EL UNIVERSAL, cuentan que prefieren mantener un bajo perfil cuando finalizan sus labores por temor a ser víctimas de la delincuencia o del odio que se ha radicalizado hacia ellos debido a la estigmatización hacia todos los integrantes de los cuerpos policiacos, que los coloca a priori como figuras de desconfianza, inseguridad o corrupción. Cuando —dicen ellos mismos— en muchos puede destacar la vocación de servicios hasta con la disposición de dar la vida por salvaguardar la integridad de los capitalinos.

La estigmatización va más allá, cuando un agente del orden es abatido de inmediato salen las hipótesis de que trabajaba para un grupo criminal o que estaba involucrado con alguna organización. “Es decir, se le estigmatiza ya siendo asesinado; [al contrario] hemos visto que cuando es asesinado un policía en Estados Unidos se atrae la investigación y se convierte en un delito federal, que investiga el FBI”, señala Guillermo Zepeda.

“Es por eso que muchos policías que están en áreas sensibles reclaman llevarse su arma de cargo a su casa, porque también es policía aunque se quite el uniforme y la placa. Se lleva las vendetas o problemas de los enemigos. Pero por otra parte, existe la desconfianza de las autoridades, de que esta arma no puede salir de las instituciones, porque se puede hacer mal uso de ella”, menciona el investigador del Colegio de Jalisco.

Gloria Santiago, integrante del Colegio Mexicano de Psicología Criminal y Forense, y quien ha trabajado de cerca con elementos de la PBI, explica que la mayoría busca mantener un bajo perfil cerca de sus domicilios para evitar una situación de riesgo, agresión o de venganza o revancha, por el resentimiento que existe hacia ellos. “Muchos dicen: yo donde vivo no digo que soy policía. Mi familia tiene prohibido decir que soy policía”, cuenta.

Por el homicidio de elementos capitalinos, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), sólo consignó a 7 sujetos de enero de 2012 a marzo de 2017, de acuerdo con datos de InfoCDMX.

A su vez, la PBI informó sobre 75 uniformados lesionados y agredidos fuera de servicio: 25 por asalto; 24 por agresiones y riñas; 19 por arma de fuego; seis por arma blanca y uno por otros. Por su parte, la PP indicó que “esta información se desconoce, toda vez que a la Subdirección de Riesgos y Aseguramiento dependiente de esta dirección, sólo le informan de los elementos operativos que se lesionan durante su servicio”.

Asalto de agentes

Apenas habían transcurrido ocho minutos desde que encañonaron y comenzaron a golpear a Eder Montoya, pero para él fue una eternidad. Sabía que en cualquier momento le podían disparar. “Por lo regular, cuando ellos te agarran, como somos policías, no te perdonan. Ellos te tienen coraje”, cuenta mientras la voz se le entrecorta al recordar.

Los asaltantes, que apenas alcanzó a mirar, eran jóvenes, uno de tez morena y alto. El otro, de tez blanca. Ambos con el cabello largo. Los objetos que le robaron fueron su gafete de policía auxiliar, dos celulares y 200 pesos.

A igual que él, otros 32 policías de la PBI fueron asaltados (siete de ellos asesinados) de 2012 a 2017. Por su parte, la PP dijo no contar con la información solicitada. A su vez, la PGJCDMX señaló que 22 sujetos fueron consignados en el mismo periodo por robo a policías en la vía pública, transporte público, estaciones del Metro y módulos de la SSP, según la información obtenida vía Transparencia.

El dolor en el cuerpo le duró cerca de tres días, pero “gracias a Dios”, dice, los delincuentes le perdonaron la vida.

Montoya llegó al Metro pasadas las 5:00 horas, cuando apenas lo iban abriendo. Ahí encontró a dos elementos de seguridad que le dieron para su pasaje y dijeron que se comprara un bolillo, “para que no le hiciera daño el susto”. Esa mañana ya no fue a trabajar y regresó a casa con su familia.

Andrés M. Estrada | El Universal